El punto de la decadencia de Cagliari PDF Imprimir E-mail
Italia
Una panorámica de Cagliari desde el BastioneCagliari, la capital de Cerdeña, tiene un punto de decadencia que la hace entrañable.  La ciudad no aporta demasiado, la verdad, pero mantiene un aspecto de vida de pueblo que resulta simpático. Claramente el meollo de lo que hay que patear está situado en los barrios de Marina, Castello y Stampace.

Este último mantiene la esencia antigua de la ciudad, con calles que guardan su fisonomía más o menos parecida a hace nueve siglos, cuando a cada esquina o casi se ubicaba una iglesia. A día de hoy la vida gira en torno a la Piazza Carmine. Sentarse en sus bancos y ver pasar la vida con los niños jugando al fútbol y los viejos charlando de política es lo suyo.

En Marina hay buenos lugares (como el restaurante Su Cumbiou)para comer un menú típico sardo, compuesto por antipasti, un primero, fruta y dulces. Cuidado de que en los entremeses no te cuelen nervetti. Se trata de los tendones de los cerdos, algo absolutamente repugnante que aquí tienen como un platillo muy delicado.

Subiendo por Marina hacia el Bastione de San Remy se encuentra un mirador donde apreciar casi toda la ciudad vieja. En el amurallado barrio del Castello hay que pasar por el Duomo y bajar por el Anfiteatro romano.

En la Ciudadela de los Museos se encuentran los de arqueología y la pinacoteca. Lo bueno es que la mayoría de los días son gratis. Buen lugar el Arqueológico para observar restos de la cultura autóctona de la isla, la cultura Nurage, cuyas excavaciones están paradas a día de hoy en su mayoría por falta de dinero. Lo de siempre.

Daniel Pinilla

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy