365 curvas hacia el sur canario PDF Imprimir E-mail
España
Escrito por David Navarro   
Los acantilados siempre presentes en el oeste canarioLa isla de Gran Canaria si se ve desde el aire tiene forma de la concha de una viera. La capital en el norte y su centro turístico más importante en el opuesto sur. Existe una autovía que conecta perfectamente Las Palmas con Maspalomas por la vertiente oriental. Pero opté por hacer el camino por su lado occidental, donde la carretera es algo diferente.

A pocos kilómetros de Las Palmas se puede hacer un pequeño alto para ver el Cenobio de Valerón. Un gran agujero vertical en la montaña, y lleno de compartimentos interiores trabajados en piedra volcánica con forma de un gran termitero. Tenía la función de granero de la época guanche. Las vistas son muy bonitas.

Una vez dejado Agaete, empieza el espectáculo, la carretera se empina, las innumerables curvas con ángulos insospechados y siempre con las mejores vistas del mar desde los acantilados. No es apto para aquellos que se mareen fácilmente en un coche. Aunque no las conté, me dijeron los canarios que son 365 curvas como los días del año.

Disfrutando de las vista se llega al mirador del Balcón, fácil de reconocer, pues hay un mini aparcamiento. Allí un quiosco callejero te ofrece unos dulces algo empalagosos, difícil de picar. Le deseo suerte con el negocio, pero un cuervo sabe aprovechar y comerse lo que los turistas no son capaces de ingerir. Unas pequeñas escaleras te llevan al balcón. Demasiado viento, pero la vista de los acantilados es espectacular.

El cenobio de Valerón es un importante legado guanche A pocos kilómetros está la playa de la aldea de San Nicolás. Esperaba más de ella, pero una playa de guijarros ante la fuerte marea del oeste de la isla, no inducía mucho al baño. Ya en La Aldea, como llaman al municipio, se podían ver molinos muy antiguos con encanto y algunas casas que son un autentico patrimonio cultural.

A partir de ahí la carretera se mete en el interior a través de un paisaje con poca vegetación y color de la tierra muy marrón. El destino se cumple, el deseado sur se abre ante mí. Puerto Mogán da la bienvenida.

David Navarro
Comentarios (2)Add Comment
0
Silvia
julio 02, 2010
Votos: +0
...

David, en la foto que muestras del cenobio de Valeròn, esos huecos son lo que queda de la tumbas profanadas o son entradas a pasajes de tùneles, en todo caso que es?

0
David
julio 02, 2010
Votos: +0
cenobio

Dicen los expertos que esos agujeros que vez servian de granero. Dada la altitud y la situación del lugar permacián los alimentos frescos. La cultura Guanche es muy interesante.

Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy