Nueva Orleans y sus cosas PDF Imprimir E-mail
Estados Unidos

Un clásico vapor atracado en Nueva OrleansTenía yo ganas de conocer Nueva Orleans y a pesar de que el huracán Ike acababa de pasar por Texas y de liar la más grande, a la capital oficiosa de Luisiana (perdón por Baton Rouge) sólo le había afectado levemente otro huracán, el Gustav. Poca cosa para lo que fue el Katrina y como de los errores se debe aprender, los remedios para que la catástrofe no acabase en drama habían funcionado razonablemente bien.

Lástima que en países como Haití, con muchísimo menos dinero, la tragedia resultase mayúscula. Bueno, el tema es que nos pudimos encajar sin problemas en Nueva Orleans, Caribe a tope, poco parecido a la mayoría del resto yanqui. De momento, el autobús del aeropuerto llevaba un pasajero sin billete y una cucaracha inmensa. No son pocos los pasajeros que tiran papeles, caramelos o lo que sea al suelo e incluso alguno echa un gargajillo.

Sin anestesia nos lanzamos a Bourbon Street, el corazón del barrio francés, que es donde supuestamente se parte el bacalao. Al final de la calle encuentro un azulejo que recuerda que durante el gobierno español (hace unos dos siglos mal contados) el nombre era calle de Borbón, claramente por la familia real. Luego vino la derivación y hoy día todo quisqui se pide sus buenas copas de bourbon sin saber cuál es el origen. El barrio francés está plagado de recuerdos de los tiempos de gloria de España y por la noche la verdad es que está a tope de animación.

Es curioso que uno de los mayores alicientes, que es ver pasar a los personajes que pululan, sea complicado de lograr, puesto que sólo un bar, y está alejado del cogollo, pone sillas en la calle. Me llamó la atención que en EEUU te pidan en cualquier bar de copas, por muy vacío y apartado que esté, el DNI que confirme que eres mayor de 21 años, mientras que en Nueva Orleans nadie dice esta boca es mía, ni siquiera en los peores antrazos de la ciudad. Usted pague sus consumiciones que aquí no le vamos a importunar lo más mínimo. 

Por cierto, que lo que es música en directo no escasea, cada tres metros y medio hay una banda en un bareto. Las canciones se mezclan por la calle y la pinta del personal desde luego es para verla. Personajes a tope...


Daniel Pinilla


Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy