Lüderitz se carga el mito de África PDF Imprimir E-mail
Lüderitz no responde a la típica imagen que se tiene de ÁfricaLlegamos por fin a Lüderitz. Nos habían hablado de una ciudad fantasma perdida en medio del desierto y al borde de la zona prohibida de Namibia (Diamond Restricted Area). Decían que los diamantes los recogían de la superficie, estaban a simple vista... Kolmanskoppe solía ser una ciudad minera, pero desde 1956 está abandonada, ya no vive nadie allí. Ahora la sustituye otra más al sur. Curiosa ciudad abandonada, semihundida en el desierto.

Pocas cosas más interesantes hay en Lüderitz. En realidad quise salir de ahí desde el principio, rumbo al Fish River Canyon, el segundo cañón mas grande del mundo (es fácil saber cuál es el primero...) pero una por culpa de una votación nos quedamos dos noches en vez de una en esta aburrida ciudad. Cosas de la democracia.
Leer más...
 
Sossusvlei: ni agua ni gasolina PDF Imprimir E-mail
El colorido de las dunas en Sossusvlei es impactanteEl desierto desde el cielo se ve fascinante pero hay que pisar sus arenas, y qué mejor que las dunas mas conocidas: Sossusvlei, en el Namib Desert, es el desierto más antiguo y con las dunas más altas del mundo. Son altas, rojas y perfectamente recortadas por el viento, sólo deformadas por nuestras pisadas al andar sobre ellas. Ausencia completa de cualquier tipo de vida, dicen que aquí sólo habita el payaso del namib, es un pequeño lagarto que levanta las patas simultáneamente para evitar quemárselas por las abrasantes arenas expuestas constantemente a los rayos del sol.

Estamos en invierno, pero no creo que el payaso del Namib haga distingos invierno-verano. Pequeña pateada de quince minutos, a Deadlei, ¿dónde estamos?, ¿en Marte?. Un lago completamente seco lleno de árboles muertos rodeado de dunas rojas enormes y perfectas. Se trata de un paisaje realmente desconcertante y al mismo tiempo bello y sobrecogedor. Da la sensación de que todo parece normal aquí. En esta zona del planeta pueden pasar perfectamente dos años sin llover, por lo que abundan lagos y ríos secos. La mayoría de los cauces de estos últimos ni siquiera llegan al océano.
Leer más...
 
Powered by Joomla World.
Sapore di mare sapore di sale PDF Imprimir E-mail
Escrito por David Navarro   

El puerto napolitano, entrada de lo mejor y lo peor Mi etapa de vida en Alemania me marcó un antes y un después. Lo afirmo desde el punto de vista gastronómico. Poco sabía cuando llegué allí, pero volví a mi tierra con alguna receta que otra bajo el brazo. La que voy a explicar, me la enseño un amigo napolitano, Genaro, tras sorprender a todos los presentes con un delicioso plato de pasta muy marinero, como es típico en su ciudad.

Los ingredientes para tres personas (y que la cosa cunda) serían medio kilogramo de espaguetis (Barilla es mi marca favorita), cuatro dientes de ajo, un 'peperoncino' (o bien cayena, o chile), pimienta blanca, sal, aceite de oliva, dos latas de berberechos (una si es algo más grande, lo ideal es unos 80 gramos), vino blanco y perejil.

Leer más...
 
Un triangular entre pinchos y zuritos PDF Imprimir E-mail

Un bello atardecer en el puerto de DonostiaLa siguiente escapada fue a Bilbao, con nuestra buena amiga Garbiñe, Inmaculada en castellano. Nos citamos en las famosas torres de Isozaki, cerca del impresionante museo Guggenheim y la ría. Todo este espacio ha sido reurbanizado consiguiendo recuperar para la ciudad amplias zonas de recreo. Nos perdimos por su casco viejo y admiramos la cúpula de la parroquia de nuestra señora de Begoña.

Paseamos por la Gran Vía con una bonita y cuidada iluminación navideña. Y nos adentramos por ser domingo de fútbol en el ambiente de San Mamés y el ritual previo de un partido en la Catedral. Para acabar cogimos el Puente colgante  y nos fuimos a Las Arenas a tomar unos pinchos con zuritos y bailar un poco.

Leer más...
 
El primo balcánico del kebab PDF Imprimir E-mail
Escrito por Ana Barić   

Makarska es un gran sitio para degustar ĆevapčićiLos Balcanes no hace mucho estaban unidos bajo el nombre de Yugoslavia, pero a pesar de la separación, aún tenemos lazos comunes. En el caso del Ćevapčići, un plato muy tradicional también en los países vecinos de Serbia y Bosnia-Herzegovina. El nombre es el diminutivo de Ćevapi y consiste en un asado de varias carnes. Es muy común verlo en forma de salchichas, pero yo lo suelo hacer más como pequeñas albóndigas (de ahí nombrarlo con el diminutivo). Esta palabra procede de la árabe Kebab, dada la influencia otomana durante años en esta gran región. Es una receta muy sabrosa que una vez hecha, siempre se vuelve a repetir.

Ingredientes: 300 gramos de carne de pollo, 200 gramos de carne de cordero, 200 gramos de carne de cerdo, cuatro dientes de ajo, un cucharada de pimienta en grano, varias hojas de laurel, una cebolla y sal. Es interesante también tener unos pinchos.

Leer más...